¿Qué es un procurador?

Un procurador es un licenciado en Derecho que representa a su cliente ante el juzgado. Como tal representante es quien recibe las notificaciones del Juzgado referidas al procedimiento y quien presenta también los escritos. Hasta tal punto es relevante su función cuando su intervención es obligatoria, que es el Procurador quien encabeza los escritos, aunque los redacta el abogado.

Salvo excepciones, el procurador es obligatorio en todos los procedimientos de la jurisdicción civil. Cuando nos encontramos en un Juicio Verbal cuya cuantía a reclamar sea inferior a 2.000 euros no será obligatorio el procurador. Otra excepción es, por ejemplo, la solicitud de adopción de medidas cautelares urgentes.

En vía penal, es obligado acudir con procurador (además apoderado especialmente para ello), en el caso de que presentemos querella. Cuando somos denunciantes, sólo será necesario si queremos intervenir en la causa como perjudicados.

Si por el contrario somos los querellados o denunciados, según recoge el artículo 784 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sólo será necesario procurador cuando se produzca la apertura de juicio oral.

Tampoco es necesaria su intervención en los procedimientos laborales.

En la vía contencioso-administrativa (es decir, cuando pleiteamos contra la Administración), será necesario el procurador cuando la cuantía del juicio supera los 30.000 € o se desarrolle ante un órgano colegiado (el formado por varios jueces o magistrados).

Funciones y diferencias entre abogado y procurador

Leyendo el epígrafe anterior, qué es un procurador, puede no quedar claro qué diferencia a este de la figura del abogado.

De manera muy sencilla, podemos decir que el procurador representa y el abogado asesora y defiende al cliente. Ambas profesiones son incompatibles entre sí. De tal manera que no pueden sustituirse ni intercambiar funciones. Es decir, el procurador nunca puede llevar a cabo el interrogatorio de los testigos ni formular las conclusiones, por poner un ejemplo. Mientras que el abogado no puede suplir la ausencia del procurador en una vista en representación de su cliente. Con las consecuencias de que el Juzgado o Tribunal tendrá por incomparecido a ese cliente, incluso aunque se encuentre presente en Sala.

¿Cómo puede representar un procurador a un ciudadano?

Para que se considere que un procurador representa adecuadamente a su cliente, es necesario que se le otorgue un poder, bien notarial, bien mediante lo que se conoce como “comparecencia apud acta”.

Puedes ver el artículo completo en:

https://www.reclamador.es/blog/que-es-un-procurador/


Volver atrás

Procura online es un servicio perteneciente a pfsGROUP, a través de ABA Procuradores, integrada por un equipo de 150 profesionales especializados en la gestión de procedimientos y con implantación a nivel nacional a través de nuestra red de colaboradores.

Este sitio web utiliza cookies propias así como de terceros para mejorar su experiencia de uso y almacenar sus preferencias. Al navegar por este sitio acepta nuestra política de cookies . cerrar